logo

Máster en Locución Audiovisual, Publicitaria y Documental




Alumni

Antiguos alumnos de las últimas cuatro promociones del Máster de Locución nos cuentan sus impresiones. Esperamos que te sirvan de inspiración.

Melania Ramos

Siempre he estado interesada en cualquier tema relacionado con la voz. Me encanta la radio, adoro el doblaje, llevo contando cuentos desde los cinco años y muchas personas me habían dicho que tenía potencial, pero jamás había experimentado nada serio a excepción de las prácticas, alguna asignatura, un pequeño programa radiofónico… todo desde el ámbito universitario. Tampoco me lo creía del todo, pues mi inseguridad siempre ha sido una gran baza.

Al entrar en el Máster (al cuál accedí de forma excepcional, debido a un gran golpe de suerte), he podido probarme a mí misma. Los profesores me han hecho ver que el camino de la voz es posible para mí, que tengo aptitudesHe disfrutado de un trato increíble, fantásticos docentes, muy buen material de sonido y la oportunidad de adquirir conocimientos sobre mi voz como herramienta de trabajo. También he aprendido que el éxito en esta profesión se alcanza mediante un largo camino de entrenamiento, pulimento de fallos y aún más. No todo es tener una voz bonita. Hay más cosas: interpretación, dicción, sincronía, disponibilidad, vocación de servicio…

No lo negaré: no es fácil. Pero todo lo demás compensa. Es muy bonito y gratificante poder ejercer de locutor. Puedes vivir mil vidas diferentes a través de la voz y además es un ejercicio de seguridad y autoestima alucinante.

Yo os animo a que probéis el Máster. No tenéis nada que perder pero sí mucho que ganar. Por mi parte, repetiría de nuevo la experiencia.

 

Alicia Fernández

Veo el máster como el empujón definitivo al mundo de la locución. Parecía una meta imposible y ahora está comenzando a ser una realidadPorque no solo basta con tener talento.

He aprendido a luchar por lo que quiero con constante esfuerzo y dedicación. He aprendido que ser locutora es mucho más que saber leer o tener una voz bonita. También que la frustración forma parte del aprendizaje y que todos tenemos miedos e inseguridades, pero se pueden gestionar para sacar lo mejor de ti.

Durante mi aprendizaje en el máster he tenido mis primeros contactos con el mundo laboral y creo que sin la formación que me han dado, no habría sido posible.

En el máster he aprendido mucho más que locución, he aprendido a ser una buena profesional. Por eso y por lo mucho que he crecido como profesional y como persona, tengo mucho que agradecer a todos los profesores que han pasado por el máster. Todos han dejado huella en mí y de todos he aprendido mucho.

Este curso ha sido una experiencia que no voy a olvidar nunca.

 

Elena Romero

Conocí el máster en una conferencia sobre cómo hablan las marcas y fue toda una revelación. Estaba terminando la universidad y no encontraba una especialización que reuniera todos mis intereses. Desafortunadamente, la oferta académica en locución es muy limitada. Cuando vi el ejemplo práctico de un proceso de grabación en clase, terminé por convencerme.

Llegué sin conocer el trabajo de análisis previo que hay en un texto. No sabía técnicas de interpretación o uso de la voz. No había oído hablar de demos, tampoco de takes, ni mucho menos de las personas que intervienen en la práctica profesional. No importa, el máster es un curso intensivo para aprender todos los aspectos de la locución. Un entrenamiento práctico para la vida profesional.

Más allá del dominio de la voz, lo complicado es encontrar el enfoque creativo necesario para comunicar. Y sí, al principio cuesta vencer las inseguridades ante el micro, a veces se resiste un take o no acompaña el día, pero es parte del proceso de aprendizaje. Las horas que se pasan dentro del locutorio son una garantía de progreso.

Me llevo valiosas lecciones de nuestros profesores, que además de ser los mejores profesionales en activo, ofrecen un seguimiento personalizado para cada alumno.

He vivido una gran experiencia, en un entorno inmejorable, y sólo queda seguir aprendiendo.

 

Jorge Garrido

Lo primero que se agradece del máster es el enfoque 100% práctico. Como alumno, lo compruebas ya desde el primer día de clase. Y no es muy común encontrar una oferta así en terrenos académicos. Sí, evidentemente hay teoría, porque en ocasiones resultaría algo complicado implementar los consejos e indicaciones de los profesores sin atender a ciertos conceptos y conocimientos teóricos, pero, en su inmensa mayoría, son comentados durante la propia dinámica de las clases prácticas.

Respecto a dicha dinámica de clases, salir algo cansado de ellas es buena señal. Son 3 horas muy aprovechables si estás atento, no sólo cuando te tocan a ti tus minutos de micrófono (que obviamente cada uno los vive más intensamente a nivel individual), sino también cuando tus compañeros/as están haciendo sus respectivos turnos. Observar, escuchar, comparar, analizar… tener perspectiva es clave a la hora de mejorar en futuras locuciones.

Por otro lado, no cabe duda de que uno de los factores más plausibles del máster es el elenco de profesores y profesoras que van pasando por el estudio a lo largo del curso. Tener la certeza de que tanto los habituales como los extraordinarios son profesionales que juegan en Primera División te aporta bastante confianza y seguridad a la hora de afrontar sus clases.

En definitiva, el máster te brinda una gran cantidad de herramientas y conocimientos adecuados para que tu formación en este campo sea lo más satisfactoria posible. Está en tu mano (y quien dice mano dice actitud) el ser proactivo, el superar cuanto antes los nervios (principal enemigo a batir, seguramente) y el convertir las ganas en resultados notables.

Lo malo es que el curso se pasa volando. Buena señal, sin duda.

 

Pablo Alamá

Lo mejor del Máster de Locución es la gran cantidad de profesionales que pasan por el aula de los cuales puedes adquirir una enorme variedad de puntos de vista y enseñanzas.

El método de aprendizaje que utilizan consigue sacar lo mejor de uno en muy poco tiempo, y todo esto desde la base de que hay que pasarlo bien.

Los profesores consiguen transmitir una gran ilusión y motivación a los alumnos, y también las ganas de seguir creciendo y evolucionar. Pero sin duda, lo que me ha parecido más indispensable, es que todo este basado en la práctica, y te enseñen no solo a locutar, sino también a enfrentarte al mundo laboral.

 

María Pilar González

Para mí, el master ha supuesto un gran esfuerzo tanto a nivel personal como económico. No obstante, ha sido muy positivo pues me ha ayudado a descubrir mis puntos débiles y mis fortalezas.

La locución es un mundo apasionante y hay mucho más trabajo detrás de lo que en principio parece. Lo que me ha quedado bien claro y que quiero que sea mi lema de cara a como me gustaría enfrentarme al mundo profesional, es que nuestro mensaje tiene que tener verdad, y para ello hay que trabajar con la emoción, que al fin y al cabo es lo que mueve el mundo.

 

Alejandro Plaza

Este es un Máster que merece la pena por la preparación y las posibilidades que te ofrece. Sin duda, sales listo para trabajar y te enseña que más allá de un gran locutor, hay un gran profesional. Esa es quizás la motivación que te impregnan desde el primer día. Creo que esto es algo que no sólo tiene que ver con este oficio, sino con la vida profesional de cualquier buen trabajador, que cada día se nutre de constancia, superación y pasión por su oficio. Esto último es posible que sea lo que más se transmite por parte de los profesores, la pasión por un oficio que siempre tiene algo por descubrir y nunca se termina de conquistar.

Nuestra herramienta de trabajo, aparte de otros factores comunes en muchos oficios como es comportamiento y disponibilidad, que nunca esta de más recordar, es la voz. La voz que, como elemento de trabajo, es importante siempre ejercitarla y sacarle el máximo provecho. Un aspecto importante del Máster es la cantidad de horas practicas que se dedica al aprovechamiento de nuestra herramienta de trabajo y cómo se le saca el máximo partido haciendo diferentes tipos de piezas, sobre todo las que más nos cuestan. En mi caso eran tonos más dramáticos y con bajo volumen. Todo esto con la previa comprensión del texto que ayudará a aportarle sentido lo antes posible y encontrar “la verdad” que necesita lo que estamos diciendo.

Teniendo en cuenta estos dos aspectos que para mi han sido fundamentales: la formación de un buen profesional y la preparación vocal e interpretativa, consideró que es un Máster que cumple con las expectativas. Todo esto no sería posible sin la dedicación ni el apoyo de los principales profesores que sustentan el Máster, ni la cantidad de extraordinarios que aportan su granito de arena. Otro punto a tener en cuenta son las instalaciones, optimas para cualquier locutor, y la plantilla técnica, que siempre tienen algo que aportar. Por todo esto, y a pesar del aspecto económico, si quieres dedicarte a la locución merece la pena apuntarte. Hoy en día tenemos cantidad de cursos y escuelas que, a pesar de resultar más baratos, no ofrecen esta formación.

Creo que merece la pena cimentar una buena base solida para en un futuro seguir construyendo.

 

Cristina Ramos

Conocer este Máster de Locución ha sido todo un descubrimiento. Cuando finalicé mis estudios en la Universidad, no tenía muy claro cuál era el camino por el que enfocar mi futuro profesional… hasta que decidí enfrentarme a este nuevo (y gran) reto.

Tal vez los profesores fijos y los que van pasando por el estudio, son el punto fuerte de este Máster. Con un trato cercano y una buena dinámica de clases, me han ayudado cada día a superar mis objetivos y por qué no, también mis miedos.

No voy a mentiros, a veces el método de aprendizaje se hace lento y pesado. Si los ánimos no acompañan, algún claim y unos cuantos takes se nos han atragantado a la hora de enfrentarnos al micro. Pero incluso estas frustraciones forman parte del progreso.

Al fin y al cabo, este Máster es así, viajes hasta tus inseguridades más remotas que solo pueden permitirse quienes entienden que sin riesgo, no hay victorias.

Gracias Claudio, Jose y a todos los que formáis parte de este Master, por abrirme los ojos y recordarme cuál es mi verdadera pasión. Por vuestra paciencia a la hora de darnos vuestros mejores consejos. Por facilitarnos el camino hacia la vida laboral. En definitiva, GRACIAS por ayudarme a sacar la mejor versión de mí misma.

 

David Berzal

Cuando con cuarenta años y después de más de quince trabajando en el mundo de la consultoría, ingeniería y las finanzas, decides dar un giro de 360º a tu vida profesional y lanzarte a una nueva aventura, primero coges aíre y te relajas para superar el miedo al salto al vacío, y luego intentas hacer las cosas bien.

Para alguien como yo que no tenía ninguna experiencia en el mundo de la locución y el doblaje, ni en el sector audiovisual, marketing, publicidad, periodismo, etc, acertar al elegir la mejor formación posible era sin duda una decisión trascendental. Un año después puedo decir que tomé, no una decisión correcta, sino la decisión correcta. El Máster de Locución me ha dado justo lo que yo esperaba recibir: una formación artística y profesional inmejorable, y la enseñanza e interiorización de los principios básicos sobre los que debe basarse a partir de ahora mi carrera profesional en la locución.

Cualquiera puede pensar que para trabajar de locutor lo más importante, y casi lo único, es tener una buena voz. La famosa frase de “qué voz más bonita tienes”. Y nada más lejos de la realidad. Algo que aprendes desde el primer minuto de la primera clase. En el máster nos enseñan desde el primer día que tan importante como saber utilizar tu herramienta de trabajo, tu voz, es el saber ser y comportarse como un buen profesional. La locución es una profesión de servicio, nosotros somos proveedores de un servicio, y por tanto lo fundamental es dar un producto de calidad con el mejor servicio posible a nuestro cliente.

El programa del máster abarca todas las facetas que un buen locutor debe saber: cuidado y manejo de tu voz para ser capaz de dar un amplio espectro de registros; responder a las peticiones del cliente o las necesidades del producto para analizar y entender el texto, interpretar y sobre todo transmitir el mensaje que se quiere dar, transmitirlo con alma, con verdad; tener una actitud y comportamiento profesional y educado durante la realización de tu trabajo; y qué hacer y cómo introducirnos en el mercado profesional. Y todo ello con los mejores medios posibles: unas instalaciones profesionales con el 100% de las clases en estudio profesional de locución; unas clases eminentemente prácticas en las que puedes poner en práctica los conocimientos adquiridos y las correcciones y mejoras que vas implementando; material, piezas, cuñas, spots, audiovisuales, documentales, etc, del mundo real; formación complementaria en temas de foniatría, posicionamiento, marketing o publicidad; y sobre todo un claustro de profesores, tanto los habituales como los extraordinarios, que son profesionales top en el mundo de la locución y doblaje, la producción, la ingeniería de sonido, el marketing, etc, y que son al mismo tiempo grandes formadores deseosos de transmitir toda su experiencia. En definitiva, el máster es sin duda un centro de alto rendimiento de la locución.

Para mí este último año ha sido la demostración de que si quieres puedes, pero es importante empezar con el pié derecho. Y el máster es el mejor comienzo que podía imaginar. Ahora, un año después de “haber nacido” de nuevo, me siento preparado para empezar a trabajar de forma profesional en este apasionante mundo, sin olvidar nunca que la formación en locución nunca termina.

 

Félix Ribalta

El máster en locución es una plataforma ideal para dar los primeros pasos hacia el entorno profesional de la voz en la publicidad, para tele o radio, para los documentales y diversos tipos de audiovisuales (también con pinceladas orientadas al doblaje de series/películas o videojuegos).

Los profesores que imparten clase son profesionales con años de experiencia que están ahí para dedicarse a crear en ti unas bases con las que puedas crecer y sostenerte como profesional. Sin embargo, el compromiso personal, la dedicación y las ganas que tengas para esto, tienen que ser el motor principal que te impulse a lanzarte a este entorno laboral, porque una vez en el terreno de juego, dependes de ti mismo.

El saber estar en el atril, cómo saber comunicarte con los miembros y componentes de un estudio (tanto técnicos, productores e incluso directivos y clientes), ver cómo trabajan auténticos profesionales en vivo, cómo trabajar en equipo (pues puede tocarte compartir atril alguna vez), entender los textos y saber interpretarlos en diversidad de formas…todo eso se concentra en las clases del máster.

Personalmente, el máster es un curso intensivo para trabajar con la voz y educarla. A veces me escucho en grabaciones de hace un año, precisamente por estas fechas, y no hay color. Hace un año tenía unas expectativas y unas ideas que a lo largo de la formación en el máster han cambiado mucho, y sobre todo, para mejor.

Mi voz ahora es una herramienta refinada, versátil, cargada de matices y con registros por explotar y controlar, y eso es solo el principio, pues debes complementarlo con cursos y escuelas de voz para fortalecer y mantenerte activo. Pero como alguna vez oiréis de profesionales, es una carrera de fondo, y como tal, una vez empecéis, si queréis dedicaros a trabajar con la voz y poder dedicaros a ello, tenéis que estar dispuestos a dejaros la piel, a patearos toda la ciudad buscando estudios y hacer contactos con grupos de trabajo diversos para que puedan teneros a mano, para cuando os necesiten.

El máster es una gran opción para empezar tu formación, pero es la primera puerta de muchas que tendrás que llamar. Si te apuntas, disfruta y progresa. Ánimo.