logo

Máster en Locución Audiovisual, Publicitaria y Documental




21
MARZO
2014

Las voces y las marcas

Todo aquel que comienza en un sector profesional tan especial como el de la locución, espera su primera oportunidad. Un primer contacto profesional, que pondrá a prueba si los conocimientos adquiridos son aplicados correctamente.

“La inteligencia consiste no sólo en el conocimiento, sino también en la destreza de aplicar los conocimientos en la práctica”

Esta cita de Aristóteles nos hace reflexionar sobre la importancia de adquirir los conocimientos necesarios y  la habilidad para realizar nuestro trabajo de manera profesional. Podríamos teorizar largo y tendido sobre las marcas, el impacto en el consumidor, la psicología empleada en la fidelidad, la imagen de marca etc. Pero nos centraremos en la relación que tienen con el locutor, y como una voz se convierte en una marca.

 

SOFISTICACIÓN Y GLOBALIZACIÓN DE LAS MARCAS

Ante la competencia feroz de los anunciantes por posicionarse y distinguirse, las marcas y productos son cada vez mas complejos, mas explícitos en detalles que antes solo aparecían en la etiqueta.

Esto afecta al locutor de una manera directa, donde antes se decía:  “lava mas blanco” ahora se utilizan definiciones que dan un toque de distinción respecto a los competidores como “Cristal White”.

Manejar estos conceptos y los que vendrán en el futuro siguiendo esta espiral de tendencias, es imprescindible para un buen profesional.

 

LA PRIMERA EXPERIENCIA

Ahora imaginemos esa primera oportunidad de la que hablábamos al principio:

El locutor maneja la palabra correctamente en castellano, pero

¿Y si nuestro primer cliente resulta ser una marca de cosméticos extranjera que define su producto con términos científicos y que por su contenido nos exige un tono sensual y tecnológico?

Veamos detenidamente la dificultad de un texto seleccionado por los alumnos del Máster de Locución:

” Decleor revela su esencia de juventud más potente para la piel: Prolagene Lift, con L-prolina y su efecto Lifting Inmediato, aceite esencial de iris para una intensa regeneración, y ácido hialurónico de última generación. Nuevo Prolagene Lift de Decleor. ”

 

ACUÑAR UNA MARCA

Al enfrentarnos a un texto de estas características, el buen profesional de la locución debe deducir el significado del anuncio, buscar la manera correcta de articular las palabras para darle sentido y escoger el tono adecuado para transmitir el mensaje de una forma correcta. Aunque seguro que lo primero que te has preguntado es como se pronuncian correctamente los términos técnicos y la propia marca. La respuesta nos la dará nuestro cliente, ya que algunas multinacionales prefieren que su denominación comercial sea mas fácil de recordar. Adaptando la pronunciación y acentuación de sus marcas al país donde se implantan, para su mejor asimilación por el público y así conseguir una óptima promoción del producto. Un ejemplo esclarecedor de como ocurre esto en otros países, es la marca Mcdonalds en Japón. Donde la cadena de comida rápida es conocida, (transcribiendo fonéticamente) como “Macudonardo”. De igual manera sería distinta la pronunciación de una marca incluida en una locución de castellano neutro para el continente americano. La agencia, productora o marca dará al locutor las indicaciones para la idónea pronunciación y acentuación de la palabra o frase. Aunque la manera de decir la palabra no fuera la correcta respecto a la norma del idioma original, el locutor debe respetar la decisión del cliente, acatando la pronunciación del término y fijándolo en la locución para sucesivas tomas. El locutor no está obligado a tener conocimientos de cosmética ni de idiomas, pero su valor como profesional está en manejarlos con la destreza necesaria para ser convincente en la interpretación del mensaje. Aquí radica la importancia de una práctica real, con marcas de máxima dificultad. Esto no exime de la inestimable ayuda de una formación básica también en idiomas, que nos facilitarán tener mas posibilidades de trabajo. Aunque también puede ser un arma de doble filo, si no contamos con la flexibilidad suficiente para saber adaptar términos extranjeros a una locución en castellano de forma natural, despojándolos de su sonido de origen para adaptarlos a nuestro idioma.

 

DURACIÓN DEL MENSAJE

Otra de las premisas necesarias para que nuestra primera grabación sea aceptada por el cliente, es la duración exacta de la locución. En el ejemplo anterior seria muy distinto leer el texto en 15 segundos que en 12. Si piensas que es fácil, solo tienes que intentarlo. Primero léelo en voz alta a ritmo normal, habrás tardado unos 15 segundos.

Ahora intenta decir todo el texto en 12 segundos.

Si has conseguido hacerlo con algo de credibilidad, quizá puedas ser locutor.

 

METODOLOGÍA

La forma de comunicar evoluciona, y aunque los trabalenguas, refranes o poesías históricamente han dado muy buenos resultados como entrenamiento para adquirir soltura y agilidad vocal, el reto en el Máster, no son los ejercicios genéricos, sino las marcas reales. El ejercicio didáctico que se está realizando en el Máster, consiste en un trabajo previo de los alumnos identificando marcas en radio y televisión, textos que les entrañen dificultad. Durante este proceso de escucha y búsqueda, el alumno se familiariza con el sonido de la locución profesional e identifica sus propias carencias, fortalezas y anhelos. Después de la recopilación del material el alumno trabaja las marcas individualmente y posteriormente en clase. Con la práctica en grupo y el trabajo personal, productos y marcas son asimilados, cada vez de manera mas rápida, intuitiva y mecánica por los alumnos. La utilidad de esta práctica es reforzar la concentración y ejercitar la dicción y la credibilidad, siguiendo esta metodología:

 

1.INVESTIGACIÓN

Comprensión del texto para dar sentido al mensaje.

 

2.TÉCNICA

Destreza para la perfecta dicción de todos los fonemas, palabras y frases del texto.

 

3.EMOCIÓN

Interpretación.

No sería posible hacer creíble una marca en la que tenemos dudas, sobre su significado o pronunciación. Tampoco será valida una toma de micrófono en la que una palabra no suene de manera correcta o tenga deficiencias de dicción, esto supondría quedarnos en el segundo nivel, sin tener oportunidad de dotar las palabras de emoción.